VIERNES 20.07.2018
Whatsapp: (221) 571.0138
Últimas noticias  
Cultura | Documento histórico IDEALPOLITIK

La revolución de los claveles, el cambio radical sin armas

IDEALPOLITIK | 24 de abril de 2018
Por: PAOLA RODRÍGUEZ

Hacia fines de la década de 1960 los países europeos que vivían de la colonización de África empezaron a transitar un proceso de descolonización. El caso de Portugal fue el más contradictorio, debido a que no tenían recursos para la guerra con Guinea, Angola y Mozambique,  entre otras. Sin embargo su gobierno de facto se empeñaba en seguir con la lucha. Estas decisiones políticas, que cada vez costaban más muertos y recursos, estaban al mando de Marcelo Caetano, que siguió las ideas de Antonio de Oliveira Zalazar, ambos dictadores, del ala más conservador de Portugal.

Este país era para entonces el más atrasado de Europa. La dictadura obligó a emigrar a más de un millón de portugueses, para un país que apenas sobrepasaba los siete millones de habitantes. El analfabetismo superaba el veinte por ciento, con una gran población empobrecida.

También era un escándalo mundial que Portugal recibiera a los nazis o a dictadores como Fulgencio Batista.

Sus cárceles estaban llenas de presos políticos, la represión y prohibición cruzaban todas las relaciones sociales.

El descontento popular era cada vez más grande. El levantamiento militar del sector de la izquierda fue fruto de una inestabilidad social y económica sostenida por más de 40 años.

Con respecto a la guerra colonial, Portugal consideraba esta lucha como un “Elemento de identidad Nacional”, lo que lo llevó a predestinar grandes inversiones económicas y militares, para mantener sus colonias por medio de la fuerza, sosteniendo una guerra colonial difícil de sostener para un país sumamente empobrecido.

Entre finales de 1973 e inicios de 1974 las contradicciones sociales se incrementan, aumentando con ellas la predisposición a la lucha de las masas. Se venían dando muestras de descontento social por parte de trabajadores y estudiantes, que se vieron reflejadas en una huelga de más de 100.000 obreros y decenas de manifestaciones contra la guerra en África. Bajo este contexto de guerra colonial se va gestando dentro de los mandos medios del régimen militar portugués un descontento con la forma de llevar a cabo la política.

Bajo este ambiente nace el MFA (Movimiento de las Fuerzas Armadas) que en marzo de 1974 encabeza el levantamiento de Las Caldas, contra Caetano, sublevando un regimiento de infantería, levantamiento que fracasa.

Pero el 25 de abril de 1974, se inicia la llamada Revolución de los Claveles, como toda revolución, se inició en las oscuridades de la clandestinidad. En clave a  las 00.20hs, en el programa límite de radio renacimiento, sonaba la última canción que levantaba a las masas a actuar contra una dictadura, contra el hambre y la injusticia. Se escuchaba “Grandolla la vida morena”,  que representaba  la orden de ocupar los puntos estratégicos del país y que los mismos sean tomados bajo el mando del MFA.

Al amanecer los obreros, estudiantes y amas de casas impulsados por un fuerte sentido revolucionario salieron a las calles, desobedeciendo las órdenes del MFA quienes pedían que se queden dentro de sus hogares. El pueblo salió a las calles, y tuvieron participación directa en el derrocamiento de la dictadura. En medio de la tempestuosa agitación que  se vivía en todas las calles, una vendedora de flores repartió sus claveles rojos a los soldados, escena que marca y le da el nombre a esta revolución. Los claveles representan la toma no violenta del poder por parte del pueblo,  estas flores eran depositadas en las armas o bolsillos de los soldados del MFA.

Luego de su ascenso, el MFA llevó a cabo la nacionalización de los bancos, gracias a  la lucha de los propios bancarios quienes tomaron las instalaciones no dejando ingresar a ningún ejecutivo. Por otra parte se dio un fenómeno de abandono de empresas por parte de la burguesía, que fueron ocupadas y puestas a producir bajo control obrero. Fue el inicio del desarrollo de diferentes formas de coordinación obrera con el surgimiento de los comités de fábrica, si bien no dio los resultados esperados, fue un “No a la injusticia, con claveles y sin armas”. (www.IDEALPOLITIK.com.ar

 

NOTICIAS RELACIONADAS


¿Qué te parece esta nota?


Comente esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de IDEALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.