MARTES 27.06.2017
Whatsapp: (54) 221-5710138
Últimas noticias  
Cultura | Documento histórico IDEALPOLITIK

Bolívar: El mito de un sueño

IDEALPOLITIK | 22 de mayo de 2017
Por: SABINO MOSTACCIO

Simón Bolívar es aun hoy un símbolo en América Latina. Libertador de medio continente junto a José de San Martín, su figura está envuelta en un halo de fascinación y misterio, que se ve a través de sus contradicciones. Quizá estas revelan el encanto del personaje.

Libertador de América y enemigo de los españoles, pero filo británico, seguidor de ideas liberales en su juventud, pero defensor de la esclavitud. Monárquico y conservador, despreciaba a la corona española como ninguno. Ferviente amante de su tierra natal, Venezuela, no obstante, no creía en la independencia de la misma y bregó por la unidad de América Latina.

Su proyecto era modernizador: crear una gran América unida y a la vez, atrasaba en cuanto a que soñaba la misma bajo el cetro de un monarca fuerte, con una dictadura férrea. Eran sus modelos Napoleón Bonaparte, al cual conoció, y Julio César. Siendo poco religioso, se apoyó en la iglesia católica para promover el ideal independentista. Fue incluso miembro de distintas logias masónicas.

Quiso construir su sueño con un gran congreso general celebrado con toda pompa en el istmo panameño, pero halló la indiferencia incluso de sus hermanos de la vieja Nueva Granada y de Venezuela, más la fría y hostil acogida de la América anglosajona y portuguesa, que no quería un gran poder hispánico fuerte a sus puertas (Brasil y Estados Unidos a lo largo del siglo XIX se expandirían a costa de sus vecinos hispanohablantes).

Tras no arribar a nada, el Congreso reunido en 1826, se disolvió a las pocas semanas, y el prestigio de Bolívar se resintió. Preocupados por su deriva centralista y autoritaria, muchos de sus lugartenientes lo abandonaron, en especial el venezolano José Antonio Páez, el boliviano Andrés de Santa Cruz y el colombiano Francisco de Paula Santander.

Incluso sufrió dos intentos de asesinatos muy traumáticos, lo que sumado a la pérdida de su mejor amigo y consejero, el mariscal Antoni José de Sucre, y de muchos familiares, lo sumieron en la depresión y lo hicieron dimitir de su puesto de presidente de la Gran Colombia. Lo que quedaba de su sueño se lo repartieron tras su muerte sus subordinados. Y triunfo la balcanización de América, y sus pesadillas se hicieron realidad.

Pero Bolívar vivió más allá en la leyenda de su sueño, Perseguido por generaciones, y su espada y su bandera aún se niegan a caer o a entregarse, prestas para nuevas batallas. (idealpolitik.com.ar)


¿Qué le parece esta nota?


Comente esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de IDEALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.